Precariedad en la vida en tiempos de crisis: gran pasarela de moda precaria

El pasado 15 de marzo, en el marco de la quincena de lucha feminista “A Por Todas”, se desarrolló en el centro de convergencia La Hoguera el taller “Precariedad en la vida en tiempos de crisis”, dinamizado por el eje de precariedad. En este eje, surgido durante la preparación de la quincena, participaron diversos colectivos –Territorio Doméstico, el Mercado Social, Feminismos Sol, la Oficina Precaria, Juventud Sin Futuro…- y diversas individualidades.

DSCN5455

Según explicaron algunas dinamizadoras en la introducción del taller, “Entendemos la precariedad en la vida como la inseguridad no elegida en el acceso a los recursos que necesitamos para vivir vidas que merezcan la pena ser vividas. Es vivir en el alambre y no tener red debajo. “Es no tener certeza en el acceso a recursos. Actualmente no hay una asunción colectiva de los riesgos y las mujeres siguen asumiendo esos riesgos de la vida, seguimos siendo el colchón de la sociedad”.

El objetivo del taller era no sólo reflexionar a partir de esta idea sino también lograr que de cada grupo de trabajo por temas surgiera un “personaje-modelo” de precariedad con rostro de mujer, de bollera o de trans para que desfilara en “La gran pasarela de moda precaria” convocada para el domingo siguiente a las 13:00 horas en la Plaza de Jacinto Benavente.

El taller fue un éxito, pues se consiguió dejar todo listo para la pasarela del día siguiente, y en él hubo tiempo tanto para la reflexión y el debate, como para las risas. Entre las palabras que pudieron escucharse de boca de las participantes para poner nombre a su propia precariedad destacaron las siguientes: “soy autónoma de mentira y dependiente”, “curranta sin sueldo cercana a la caducidad”, “autónoma precaria… precaria precaria”, “empleada del hogar desde hace veintitres años y sin un puto (sic) duro”, “soy mujer pulpo/mujer cronómetro/nunca tengo tiempo para nada”, “me siento amordazada, caducada, estafada, explotada…”.

IMG_5292 IMG_5323

En cuanto a la pasarela, tuvo muy buena acogida entre transeúntes de la plaza y personas invitadas. Antes de comenzar, las Coristas y amigas feministas contribuyeron a generar la atmósfera perfecta con un flashmob al ritmo de Rafaela Carrá en el que se hablaba de un tiempo futuro en el que ya se había terminado con el heteropatriarcado y el capital.

Después, se dio pasó a las modelos precarias, las estrellas de la mañana: la modelo “Ni de aquí ni de allá” (tendencia cazada por el grupo de trabajo del taller “Migración y exilio”), “Beca Ría”  y la autónoma Angustias (propuestas por el grupo de trabajo del taller “Precariedad del mercado laboral”), “la triatleta” y “la sobradamente preparada” (del grupo de “Recortes, vuelta al hogar, políticas neocon y neoliberales”), varias empleadas domésticas y Anita “dinamita” o Lilit (tendencias detectadas por el grupo de trabajo de “Consumo e identidades”).

IMG_5319IMG_5357

Como despedida, las modelos y otras mujeres organizadoras y del público bailaron y cantaron a pleno pulmón en la alfombra roja la empoderante canción de “A quién le importa”. Y así, con un desfile colorido, creativo y original, ese día hubo al menos una cosa que se desmarcó de la precariedad: ¡la lucha feminista!