Carta de la juventud precaria del Sur de Europa a Ángela Merkel

A raíz de las declaraciones de Ángela Merkel, el pasado 4 de Noviembre, sobre el “excesivo número” de licenciados en España y Portugal (1)

Querida Canciller Merkel,

Una vez más hemos podido corroborar cuáles los planes que tiene para nuestros países. Después de ya muchos años dando instrucciones a los gobiernos de España y Portugal para que precarizaran el empleo y destruyeran el Estado del bienestar, desde la educación hasta la sanidad, ahora sabemos que además de pobres, nos quiere ignorantes. Cuando la líder de un país se dirige a otros países criticando que tienen demasiados licenciados, además de una ofensa, es un ataque a la soberanía. Mientras que en España un 37% de la población tiene estudios superiores, en Portugal se queda en el 17,6%. Curiosamente, en su país, la cifra alcanza el 25,1%. Entonces, ¿Alemania tiene licenciados de más o de menos?

Tanto España como Portugal son dos países que salieron de una dictadura y construyeron a un ritmo acelerado un estado social, cuyos cuadros profesionales se han formado en la universidad pública. Sin embargo, en Alemania el alto nivel de licenciados responde a la idea generalizada de que es una gran ventaja que los jóvenes sepan cada vez más y tenga un conocimiento cada vez más universal que les permita vivir una vida digna y que la sociedad mejore continuamente. Por desgracia parece que usted, señora Merkel, no comparte esta afirmación. Al menos no para los países del Sur de Europa, en particular para los ibéricos, que de manera tan desdeñosa ha colocado en el mismo saco, a pesar de que en este tema articular somos tan diferentes.

El problema señora Merkel no es que España y Portugal tengan licenciados de más. El problema es que tenemos Ángela Merkel de más. Y Ministros de Educación como José Ignacio Wert o Nuno Cratos o presidentes del Gobierno como Mariano Rajoy o Passos Coelho a su servicio. Han destruido y pretenden seguir destruyendo las universidades públicas, los servicios públicos y el trabajo. Estos presidentes han llevado el paro a niveles nunca vistos, precarizado a los trabajadores y trabajadoras y exiliado a cientos de miles de españoles y portugueses.

Muchos de estos licenciados, claro. Probablemente en Alemania reciben a muchos de nuestros exiliados y se benefician de su formación superior. Sabemos que sus deseos son órdenes para nuestros presidentes pero en su plan para transformar el Sur de Europa en una fábrica de donde sacar mano de obra barata, le advertimos que encontrará resistencia.

¿Nos quiere precarios y precarias? Nos tendrá rebeldes

Oficina Precaria                                                                                                   Precários Inflexíveis

PIn

descarga