Dudas legales frecuentes

La Oficina Precaria es un colectivo formado por trabajadoras precarias que defiende los derechos de las trabajadoras por medios jurídicos y a través de la acción colectiva (escrache precario). Entendemos la asesoría jurídica como una forma de colaboración entre trabajadoras, no como una relación vertical entre personas asesoradas y abogadas.

Por eso creemos que es importante que las trabajadoras tengan a su disposición algunos elementos básicos de Derecho Laboral, para que puedan tener una idea general de lo que es legal y lo que no en el trabajo, sin tener que recurrir a una abogada para todo. Este es el objetivo de nuestra Guía Laboral, basada en la Guía de Autodefensa Laboral del sindicato CGT.

1. Me han hecho un contrato temporal. ‬¿Cómo sé si es correcto?
2. Trabajo en negro, sin contrato. ¿Qué puedo hacer?
3. Trabajo más horas y haciendo un trabajo diferente al de mi contrato. ¿Puedo denunciar?
4. No tengo papeles. ¿Tengo derechos laborales?
5. ¿Qué es un Convenio Colectivo? ‬¿Cuál se me aplica a mí?
6. Me han despedido. ¿Qué puedo hacer?
7. ¿Qué es el finiquito? ¿Debo firmarlo?
8. ¿Cuáles son los principales plazos para realizar acciones legales en materia laboral?
9. Tengo una beca pero en realidad estoy cubriendo un puesto de trabajo ¿Puedo hacer algo?
10. Creo que soy falso autónomo. ¿Cómo puedo estar seguro? ¿Puedo denunciarlo?

 


 

1. ME HAN HECHO UN CONTRATO TEMPORAL. ¿CÓMO SÉ SI ES CORRECTO?

La gran mayoría de los contratos temporales que se hacen son en fraude de ley, y se pueden convertir en contratos indefinidos. Mediante la acción individual y/o colectiva se pueden transformar los trabajadores temporales en indefinidos, e incluso se puede denunciar el contrato temporal ilegal una vez despedido.

Según datos de la Inspección de Trabajo, cerca del 95% de los contratos temporales que se firman en España son en fraude de ley, es decir, no deberían ser temporales, sino indefinidos. Parece increíble, y la realidad lo desmiente cada día, pero la ley determina que el contrato “normal” es, o debería ser, el indefinido, y solo en casos muy concretos la empresa puede hacer uso de los contratos temporales. En teoría, los contratos temporales solo se pueden realizar si tienen una causa justificada, que aparece en el contrato. La ley contempla solo las siguientes causas justificadas para hacer un contrato temporal:

-Por obra o servicio: se contrata a la persona para realizar una obra o servicio delimitado en el tiempo, y en ningún caso este puede tener que ver con las tareas habituales de la empresa, ni pueden ser tareas sin identidad diferenciada de la que realizan las trabajadoras fijas de la empresa.

-Por circunstancias de la producción: es una situación excepcional, ocasional y transitoria en la que la empresa necesita trabajadoras para un plazo corto de tiempo. Y el contrato debe determinar claramente cuál es esta circunstancia que ha motivado la temporalidad.

-Por sustitución: tienes que estar sustituyendo otro trabajador (‬que esté en situación de baja, ‭ ‬ maternidad, etc.‭). En este caso en el contrato debe figurar el nombre del trabajador sustituido, el puesto de trabajo y las causas de la sustitución.

Si tienes un contrato temporal y crees que no se ajusta a una de estas causas, puedes acudir a la Oficina Precaria (si estás en Madrid), al Servicio de Orientación Jurídica de tu provincia o a otra organización sindical, para reclamar judicialmente que tu contrato temporal se convierta en indefinido. ¡Tienes las de ganar!

 

 


 

2. TRABAJO EN NEGRO, SIN CONTRATO.‭ ¿QUÉ PUEDO HACER?

Aunque estés trabajando sin contrato escrito y sin que la empresa te haya dado de alta en la Seguridad Social tienes los mismos derechos que cualquier trabajadora, te protege el Estatuto del Trabajador y el resto de las leyes laborales. Para reclamar tus derechos tienes que demostrar la existencia de la relación laboral, además de cuál es el período de prestación de servicios y cuántas horas trabajas al día o a la semana. Por tanto es mucho más fácil denunciar esta situación mientras se está trabajando que después de haber sido despedido. La mejor forma de conseguir tus derechos si trabajas en negro es realizar una denuncia (que puede ser anónima) en la Inspección de Trabajo, para lo que te animamos a contactar con la Oficina Precaria si estás en Madrid, y si no, con el Servicio de Orientación Jurídica gratuita de tu provincia, con una organización sindical o directamente con la Inspección.

Los beneficios de que se reconozca legalmente tu relación laboral “en negro” son muchos: puedes aumentar el salario, reclamar los salarios pagados incorrectamente de un año de atraso, cotizar al paro para todo el periodo trabajado e incluso mantenerte en el puesto de trabajo, pues cualquier despido o sanción a un trabajador por haber reclamado sus derechos es nulo, con derecho a retornar al lugar de trabajo, si se desea. Si denuncias a tu empresa, no puede despedirte. Si ya has sido despedido, recuerda que tienes sólo 20 días desde la extinción de la relación laboral para demandar al jefe o a la empresa. Tendrás que ir a juicio, donde podrás reclamar los salarios inferiores al correcto del último año, la indemnización correspondiente y el paro.

La forma de probar una relación laboral verbal es por cualquier medio que haga tener el convencimiento al juez que has trabajado para esa empresa o persona. Las formas más comunes son las grabaciones de conversaciones con el jefe (estas son legales siempre y cuando la persona que las grabe, es decir, tú, participe directamente en la conversación)‬, fotos, albaranes, mensajes de “What’s App” o cualquier otro medio que se te ocurra. Cuantos más medios de prueba puedas reunir, mejor.

Algunos consejos prácticos si trabajas en negro:

-Es mucho más fácil denunciarlo mientras se está trabajando que cuando ya te han despedido. No esperes que te echen del trabajo para ponerte en marcha.

-Guarda fotos, mensajes o cualquier documento que demuestre la relación laboral, así como el tiempo que llevas trabajando en la empresa.

-Graba las conversaciones con tu jefe o con el empresario sin que él lo sepa, ‭ ‬ todas aquellas donde te diga los horarios de entrada y salida del trabajo, o las fechas en que te da las vacaciones. Puedes hacerlo discretamente con un smartphone, por ejemplo, sin que nadie se dé cuenta.

-Llama por teléfono a tu jefe y graba la conversación, llevando la conversación a hablar sobre el tiempo que llevas trabajando sin contrato. Procura que no sospeche que le estás grabando.

-Si la empresa te da el salario en mano dentro de un sobre, ingrésalo el mismo día en tu cuenta corriente a través del cajero más cercano al trabajo,‭ ‬ poniendo como concepto “salario”‬.

 

 


 

3. TRABAJO MÁS HORAS O HACIENDO UN TRABAJO DIFERENTE DEL QUE CONSTA EN MI CONTRATO. ¿LO PUEDO DENUNCIAR?

En tu contrato debe establecerse claramente cuáles son tu horario y tus funciones. Para saber exactamente en qué debería consistir tu contrato es muy útil buscar el convenio colectivo que se aplica (la mayoría de trabajadoras siguen teniendo convenio colectivo). Puede ser que se te aplique un convenio estatal, autonómico o de empresa -entre otros- y suelen ser fáciles de encontrar en Internet. Así, si en tu contrato pone que eres dependienta, por ejemplo, en tu convenio vendrán especificadas tus funciones. Muy a menudo la realidad laboral que vivimos no es fiel a lo que dispone nuestro contrato. ¿Tu contrato dice que trabajas 10 horas semanales y en realidad haces el doble‭? ¿Llevas la contabilidad de la empresa pero en tu nómina dice que eres ayudante de camarero‭?‬ Contra esta actuación empresarial también puedes actuar.

Por supuesto, lo más frecuente es que hagas funciones de una categoría superior a la que figura en el contrato, por la que deberías cobrar más. En estas ocasiones puedes reclamar judicialmente para que en tu contrato figure la clasificación profesional que te corresponde de acuerdo con las funciones que realmente llevas a cabo, así como las diferencias salariales entre la clasificación que figura en tu contrato y la que realmente corresponde al trabajo que haces. Esto incluye reclamar las diferencias salariales atrasadas.

En cuanto a las horas que trabajas de más, si diariamente realizas más horas de las que fija el contrato y cada día son las mismas, puedes reclamar judicialmente que se reconozca tu jornada de trabajo real. Ahora bien, si la cuestión es que a menudo trabajas más horas durante la semana de las que tocan, éstas se considerarán horas extras, y puedes reclamar su pago por vía judicial.
¿Qué hacer para conseguir esto?

-Busca testigos. Procura que sea gente de confianza, dispuesta, si fuera necesario, a declarar a tu favor ante un juez. No pierdas el contacto con los compañeros que ya no trabajen en la empresa, quizás te podrán echar una mano más adelante.
-En caso de que puedas hacerlo, ficha el inicio y el final de la jornada, o busca maneras para que quede un registro de las horas que entras en el trabajo y sales de él. Por ejemplo, si en tu empresa hay un cuadrante con los horarios, puedes hacerle una foto con el móvil y guardártelo por si te es útil en el futuro.
-Guarda correos electrónicos donde el jefe o el empresario te encomiendan las tareas a realizar.
-Graba las conversaciones con tu jefe sin que él lo sepa, todas aquellas referentes a la jornada y a las tareas a realizar. Puedes hacerlo discretamente con un smartphone, por ejemplo, sin que nadie se dé cuenta. Te recordamos que esto es perfectamente legal, ya que tú participas en la
conversación.

 

 


4. NO TENGO PAPELES. ¿TENGO DERECHOS LABORALES?

Aunque no tengas permiso de residencia ni de trabajo, tienes los mismos derechos que cualquier otra trabajadora. En serio. En todo caso, el que podría ser sancionado es el empresario, no tú. Lo más normal es que el empresario se aproveche de tu situación de vulnerabilidad y amenacen con ir a la policía si intentas reclamar tus derechos. Lo mejor que puedes hacer es denunciar tu situación a la Inspección de Trabajo mientras dure la relación laboral y que reclames judicialmente el reconocimiento de la misma. Esto hará que se te reconozcan los mismos derechos a las demás trabajadoras (en materia de salario, horario, descansos, vacaciones, funciones, etc.). Si el empresario te despide después de que le hayas denunciado, el despido será nulo. Piensa que vale más que reclames el reconocimiento de la relación laboral mientras aún estés trabajando, ya que si pruebas de hacerlo una vez despedido, será mucho más difícil demostrarla.

Como siempre que quieras reclamar tus derechos o regularizar tu situación laboral te aconsejamos lo siguiente:

-Busca testigos. Procura que sea gente de confianza.
-Guarda correos electrónicos de tu jefe o empresario con los que puedas demostrar la existencia de la relación laboral.
-Graba las conversaciones con tu jefe sin que él lo sepa, ‭todas aquellas en las que quede claro que estás trabajando para él y que quieres que te haga un contrato y te dé de alta en la Seguridad Social. Puedes hacerlo discretamente con un smartphone, por ejemplo, sin que nadie se dé cuenta.‬
-Informa a la Inspección de Trabajo de tu situación; no te denunciarán a la policía por tu situación administrativa irregular y podrán ayudarte a reclamar tus derechos.

 

 


5. ¿QUÉ ES UN CONVENIO COLECTIVO? ¿CUÁL SE ME APLICA A MÍ?

Un convenio colectivo es un acuerdo escrito entre las personas que representan a los empresarios (la patronal) y las que representan a las trabajadoras. El convenio regula cuestiones relativas a las condiciones de trabajo y empleo, y aquellas otras materias que puedan afectar a las partes firmantes. Es el marco legal que regula nuestras relaciones con la empresa, en el que se establecen nuestros derechos y obligaciones como trabajadoras. Normalmente, en el convenio encontraremos aspectos tan importantes como la retribución (el salario base, las pagas extraordinarias, los complementos salariales), las categorías profesionales, la regulación de las vacaciones y los permisos, las clases de contratos a realizar, la regulación de las sanciones aplicables a los trabajadores, etc. Tu contrato no podrá ser nunca más perjudicial para ti que el convenio que se te deba aplicar. En ningún caso se te pueden imponer, mediante contrato, unas condiciones laborales inferiores a las que establece el convenio al que esté acogida la empresa, igual que no te pueden imponer condiciones inferiores a las que establece el Estatuto de los Trabajadores y las demás leyes laborales. En tu contrato de trabajo deberá figurar siempre el convenio aplicable a la relación laboral, pero cuidado, porque a veces la empresa pone un convenio que no te corresponde para limitar tus derechos laborales.

El convenio que se te aplicará en caso de que la empresa donde trabajes tenga uno propio será el convenio de empresa. Y en caso de que la empresa no tenga, será el convenio del sector o subsector que regule la materia (por ejemplo, el convenio del Metal, o el de Químicas, Oficinas y Despachos, Hostelería, etc.). De la misma manera, el convenio puede circunscribirse a un área geográfica determinada, es decir, puede ser de ámbito local, provincial, ‭interprovincial, autonómico o estatal. Si la empresa tiene un convenio propio, este convenio de empresa será prioritario respecto al resto de convenios de ámbito superior que regulen sobre la misma materia, lo que quiere decir que siempre se aplicará el convenio de empresa por delante del resto. Éste, además, debe contar con más derechos que los que se establecen en los convenios de ámbito superior.‬

Observa que el concepto es fácil: tus derechos mínimos están establecidos en una ley llamada “Estatuto de los Trabajadores” (‬la puedes encontrar fácilmente buscando en Internet), y ningún convenio o contrato puede tener condiciones peores que las que se establecen en la misma. Los convenios de sector mejoran las condiciones del Estatuto de los Trabajadores. Finalmente pueden existir convenios locales o de empresa que mejoren aún más los convenios de sector.

Siempre es bueno tener el convenio a mano para saber qué dice y tener claro si la empresa te está vulnerando derechos que tienes reconocidos en éste. Piensa que un convenio colectivo tiene rango de ley, es decir, que la empresa está legalmente obligada a cumplir todo lo establecido en el convenio que se te aplica. Si no lo encuentras en Internet prueba con este enlace.

 

 


6. ME HAN DESPEDIDO. ¿QUÉ PUEDO HACER?

Sobre todo, si te dicen que tienes que firmar un documento relativo al despido, sea el que sea, firma y escribe “NO CONFORME” y pon la fecha. Si firmas sin poner “NO CONFORME” quizá luego no puedas impugnar el despido, mientras que poniéndolo te reservas la posibilidad de reclamar después. Otra cosa importante: tienes 20 días hábiles (es decir, sin contar sábados, domingos y festivos) para reclamar judicialmente en caso de despido. Ponte en contacto con una organización sindical o una asesoría laboral en cuanto te despidan porque si no corres riesgo de que se te pase el plazo y te quedes sin nada. No te duermas o te quedarás sin nada.

Hay dos opciones para impugnar judicialmente un despido: reclamar que sea declarado improcedente para que te den una indemnización mayor que la que establece la ley para el despido procedente o reclamar que sea declarado nulo, con lo que la empresa estaría obligada readmitirte. Si consigues que un juez declare nulo tu despido, te dará derecho al reingreso en la empresa, además de los salarios de tramitación (es decir, todo lo que deberías haber percibido durante el período de tiempo transcurrido entre el despido y la sentencia judicial)‬, pero esto es más difícil que conseguir que sea declarado improcedente.

Os hacemos un pequeño resumen de cada uno de los tipos de despido con los que nos podemos encontrar:

-Despido sancionador: se da cuando el empresario aplica la máxima sanción al trabajador, por un supuesto “incumplimiento grave y culpable”, que normalmente puede ser la desobediencia a un superior, las ofensas o faltas repetidas, entre muchas otras contempladas en la ley. Este despido da derecho al paro, pero no a ninguna indemnización, por lo que es recomendable impugnarlo en todo caso.

-Despido objetivo: es aquel que da derecho al empresario a despedirte con el mínimo legal de indemnización, el equivalente a tu salario de 20 días por cada año que hayas trabajado en la empresa, con el tope máximo del salario completo de un año. Las causas contempladas por la ley son diversas, como la necesidad “de amortizar” tu lugar de trabajo o la “ineptitud sobrevenida”‬, ‭ entre otros. En materia de despidos no hay que escuchar demasiado las excusas o razonamientos del empresario, lo mejor es hablar con una organización sindical o dedicada a los derechos laborales para saber si el despido se ajusta a una causa legal o no, y poder impugnarlo.‬

-Despido improcedente: es cuando te despiden sin ninguna razón legal, indemnizando con el máximo legal, que actualmente es de 33 días por año trabajado.

-Despido nulo: se produce cuando te despiden vulnerando alguno de tus derechos fundamentales, o por causas de discriminación prohibidas en la ley. Serían ejemplos de este tipo los despidos realizados por motivos discriminatorios: por el color de tu piel, por razón de género o ideología política o por realizar actividad sindical, etc. También será nulo el despido en aquellos casos en que estés embarazada, o cuando tu contrato de trabajo esté en suspenso por maternidad, riesgo durante el embarazo, adopción o acogimiento, paternidad o enfermedades causadas por el embarazo, o también en los casos que hayas pedido un permiso, ya sea por lactancia de hijo menor de nueve meses, por nacimiento de hijo prematuro o por cargas familiares debidas a la guarda legal de menores de 8 años o discapacitados, o por interesar una excedencia por cuidado de hijos. También es nulo el despido de trabajadoras víctimas de violencia de género por el ejercicio de los derechos de reducción o reordenación de su tiempo de trabajo, de movilidad geográfica, de cambio de centro de trabajo o de suspensión de la relación laboral. Si te despiden por cualquiera de estos motivos y el despido es declarado nulo por un juez, la empresa te deberá readmitir forzosamente en tu lugar de trabajo, con los salarios dejados de percibir desde la fecha de efectos del despido.

 

 


7. ¿QUÉ ES EL FINIQUITO? ¿DEBO FIRMARLO?

El “finiquito” es el documento de liquidación de una relación laboral. Se compone de varios conceptos:

-Días de indemnización, en función de cómo haya terminado de la relación laboral. Si se trata de la finalización de un contrato temporal, corresponde una indemnización de 12 días por año trabajado (excepto contratos de interinidad y formativos).

-Días de vacaciones pendientes de disfrutar a fecha del fin de la relación contractual, es decir, los días que queden por disfrutar de las vacaciones, se abonarán en la liquidación.

-La parte proporcional a las pagas extraordinarias, en caso de que no estén prorrateadas en las nóminas mensuales.

– Cualquier deuda que la empresa tenga con el trabajador en los últimos 12 meses, como días libres pendientes de disfrutar, horas extras, etc.

Consejos a la hora de firmar el finiquito:

-Solamente debemos firmar el documento de finiquito si previamente la empresa nos entrega una copia idéntica a la que vamos a firmar, sellada por la empresa y firmada por un responsable.

-Si no se firma el finiquito, habrá que presentar una demanda de reclamación de cantidad.

-Si el documento expresa que has cobrado la cantidad ¨X¨ pero no la has cobrado todavía, debes escribir junto a la firma y fecha: “Pendiente de cobro efectivo”.

– Firma el finiquito como “RECIBÍ NO CONFORME” si no estás conforme con las cantidades que indica la empresa que se te adeudan.

– Añade la firma y la fecha del día en todas las hojas que se quede la empresa.

 

 


8. ¿CUÁLES SON LOS PRINCIPALES PLAZOS PARA REALIZAR ACCIONES LEGALES EN MATERIA LABORAL?

1. Plazo para la acción de despido.
El plazo para impugnar un despido o cese de la actividad será de 20 días hábiles:

  • A contar desde el cese de la prestación de servicios en la extinción de contratos temporales.
  • A contar desde el día siguiente a la fecha de extinción del contrato en los contratos indefinidos.

Los días de presentación de la papeleta de conciliación (trámite necesario antes de interponer la demanda judicial) y posterior celebración no computan para el cálculo de los 20 días.

2. Plazo para la reclamación de cantidades adeudadas al trabajador por el empresario.
El plazo para las reclamaciones de cantidad es de un año a contar desde el momento en que la acción pudiera ejercitarse, es decir, desde que  se hubiera podido reclamar la cantidad por primera vez.

3Plazo para impugnar decisiones empresariales en materia de movilidad geográfica y modificación sustancial de condiciones de trabajo.
20 días hábiles desde el día siguiente a la notificación.

4. Plazo para impugnar sanciones laborales impuestas por el empresario.
20 días hábiles desde la fecha de notificación de la sanción.

5.  Entrega de copia de contrato.
Desde la formalización del contrato, el empresario tiene 10 días naturales para entregarlo al trabajador o trabajadora. De no entregar la copia estaría cometiendo una infracción que se puede denunciar.

6. Periodo de prueba máximo del contrato.
Aquí tenemos que tener en cuenta el tipo de contrato. Si el contrato es indefinido para el fomento de emprendedores el periodo máximo de prueba es de 1 año.
En caso de que el contrato sea un indefinido ordinario el periodo de prueba podrá ser de:

  • 6 meses como máximo para los técnicos titulados.
  • 2 meses para el resto de trabajadores.
  • 3 meses para trabajadores no técnicos en empresas de menos de 25 trabajadores.

Estos plazos podrán verse reducidos por convenio colectivo pero nunca ampliados, así que en caso de duda hay que consultar el convenio aplicable.

7. Periodo máximo de liquidación y abono del salario y del finiquito.
Si el pago es mensual, debe realizarse dentro de los 5 primeros días hábiles del mes. Por lo tanto, a partir de este momento se puede reclamar judicialmente el pago. Por otro lado, el plazo máximo para abonar el finiquito es de un mes.

8. Acción para reclamar el periodo de disfrute de las vacaciones.

  • Si la fecha está fijada en convenio colectivo, por acuerdo empresario/trabajadoras o unilateralmente por aquél el plazo es de 20 días.
  • Cuando la fecha de disfrute no esté señalada el plazo será de 2 meses, al menos, de antelación a la fecha de disfrute pretendida por el trabajador.

9.  Prescripción de las faltas de los trabajadores

  • Si la falta es leve, prescribe a los10 naturales.
  • Si la falta es grave, el plazo es de 20 días naturales.
  • Si la falta es muy grave, el plazo es de 60 días naturales.

 

 


9. TENGO UNA BECA PERO EN REALIDAD ESTOY CUBRIENDO UN PUESTO DE TRABAJO ¿PUEDO HACER ALGO?

Muchos estudiantes, algunos ya titulados, ocupan puestos de trabajo en empresas (desde grandes compañías del IBEX35 a novedosas startups) a través de becas o prácticas curriculares. En muchas ocasiones, estas becas no tienen una finalidad formativa para el estudiante y solo suponen mano de obra cualificada barata para las empresas. Si crees que ese es tu caso, echa un vistazo a la web www.nomasbecasportrabajo.org

 

 


10. CREO QUE SOY FALSO AUTÓNOMO. ¿CÓMO PUEDO ESTAR SEGURO? ¿PUEDO DENUNCIARLO?

Un falso autónomo es una persona que a pesar de trabajar en una relación de dependencia para la empresa, tal y como lo vendría haciendo un trabajador por cuenta ajena bajo un contrato laboral corriente, es obligado a darse de alta en régimen de autónomo. Dicho de un modo más sencillo: tú trabajas como un asalariado pero estás ‘contratado’ como si fueras un autónomo. Si crees que es tu caso y quieres más información, visita http://falsosautonomos.wordpress.com