Qué pensamos de…

La ambición sin límites de banqueros y especuladores provocó el crash financiero que golpéo primero a Estados Unidos en 2007 y arrastró después a Europa y al mundo. Los bancos usaron el dinero de sus ahorradores y las empresas los beneficios de su producción para invertir en paquetes con activos de riesgo y obtener más beneficio. La economía financiera superó a la productiva. Entonces llegaron los impagos y esas inversiones no valían nada, estalló la estafa por la que muchos se enriquecieron especulando mientras todos pagamos su mala praxis.

Gobiernos e instituciones europeas rescataron y avalaron a los bancos aumentando exponencialmente su deuda pública. Aunque según su versión es la población quien se ha endeudado y ha “vivido por encima de sus posiblidades”. En España a la crisis económica más grave desde 1929 se suma el pinchazo de la “burbuja del ladrillo”, provocada por la especulación inmobiliaria favorecida por las políticas del PPSOE desde los noventa.

Ahora las consecuencias de la estafa las pagamos las de abajo mientras la élite económico-financiera que gobierna de facto se enriquece con las privatizaciones y recortes sociales. Los ricos son cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres. Como siempre la banca y las élites ganan mientras todos los demás perdemos. La actual depresión económica es la consecuencia directa del crash financiero de 2007, que comenzó en Estados Unidos y se extendió a Europa y otros lugares del planeta. La ambición sin límites de banqueros y especuladores, fomentada en nuestro continente por las instituciones europeas, nos ha llevado a la crisis económica más grave desde 1929.

Además, en España la crisis está siendo más grave que en otros países debido al estallido de la “burbuja del ladrillo”, provocada por la especulación inmobiliaria y las políticas económicas del PP y del PSOE durante los años 90 y 2000. La crisis está haciendo que los ricos sean cada vez más ricos y los pobres cada vez más pobres; la élite económico-financiera que gobierna de facto se está enriqueciendo con las privatizaciones y recortes sociales. Por eso decimos que no es una crisis, es una estafa.

 

EL DESEMPLEO

En los últimos años la tasa de desempleo ha superado el 25% y entre las jóvenes es de más del 55%. Pese al triunfalismo del Gobierno, se va a mantener un altísimo número de personas desempleadas durante años. Las reformas laborales del PP y del PSOE, diseñadas por la patronal y por las instituciones europeas, no hacen más que agravar el problema. Estamos convencidas de que es posible hacer otras políticas y que el paro puede combatirse con un incremento de la inversión pública y con la promoción del empleo cooperativo. Las empresas de economía social son las que destruyen menos puestos de trabajo.

El Gobierno se felicita por los últimos descensos en el paro pero la realidad es que se sigue destruyendo empleo. Los porcentajes bajan porque se reduce la población activa: los migrantes vuelven a sus países de origen y las jóvenes se ven forzadas a marcharse para poder tener empleo. Cada vez hay menos trabajadores en España y eso que las estadísticas están maquilladas con contratos de formación y prácticas, así como empleos temporales de corta duración, que cuentan como el resto.


 

LA PRECARIEDAD

La temporalidad ya no es temporal. La gran mayoría de las jóvenes tienen contratos temporales y a tiempo parcial y estos tipos de trabajo son cada vez más frecuentes en todos los grupos de edad. La precariedad laboral ya no es una etapa transitoria antes de conseguir un empleo estable; ahora dura toda la vida. No nos resignamos a aceptar el chantaje entre paro y precariedad y exigimos empleos dignos, estables y de calidad.


 

EL EXILIO LABORAL

Emigrar es la única salida para muchas jóvenes. Miles ya se han tenido que ir al extranjero, muchas de ellas a desempeñar trabajos muy por debajo de sus estudios. Somos la generación mejor preparada de la historia, pero no encontramos trabajo en nuestro país. La movilidad internacional está muy bien cuando es voluntaria, pero cuando te vas porque no te queda otra, se llama exilio. No nos vamos, nos echan. Encontrarás más información en la web de la campaña.


 

EL PAPEL DE LAS MUJERES EN EL MERCADO LABORAL

Las mujeres siguen cobrando menos que los hombres por el mismo trabajo, sufren más la precariedad y las malas condiciones laborales. Además, pese a décadas de lucha feminista, las mujeres siguen desempeñando la gran mayoría de las tareas del hogar y de cuidados de niñas, enfermas y personas dependientes. Entendemos que la lucha contra la precariedad laboral no puede separarse de la lucha contra el patriarcado, por eso nos declaramos feministas y trabajamos para conseguir la igualdad real entre hombres y mujeres, también en el mundo del trabajo.


 

LAS BECAS FORMATIVAS

Muchas estudiantes realizan prácticas laborales durante sus estudios, tanto en la universidad como en formación profesional. Estas becarias no tienen contrato y no disfrutan de los derechos que la ley reconoce a todas las trabajadoras, pero a menudo realizan labores propias de una empleada regular, sustituyendo a trabajadoras que son despedidas.

Las empresas abusan de la figura del becario que encadena prácticas no curriculares y abusivas ante el temor inoculado por las propias empresas de no ser competitivo en el mercado laboral.
Por eso, reclamamos que todas las estudiantes que hagan prácticas empresariales tengan un contrato de trabajo y las mismas condiciones laborales del resto de trabajadoras. Encontrarás más información en la web de nuestra campaña “No más becas por trabajo”: http://www.nomasbecasportrabajo.org/


 

LAS PENSIONES

Defendemos unas pensiones públicas y equitativas. El PP y el PSOE están aprovechando la crisis para privatizar el sistema de pensiones, con el objetivo de incrementar los beneficios de las aseguradoras privadas. Nos repiten contínuamente la mentira de que nuestro sistema de pensiones es insostenible debido al envejecimiento de la jubilación, pero la realidad es que el sistema puede mantenerse y mejorarse con nuevos ingresos procedentes de impuestos progresivos, como ocurre en los países nórdicos.


 

LA DEUDA

Los gobiernos del PSOE y el PP están recortando y privatizando nuestros servicios públicos porque dicen que “hay que pagar la deuda”. Pero en realidad la deuda pública no era excesiva al principio de la crisis; está aumentando continuamente porque el Estado ha asumido la deuda privada de los bancos. A través de los recortes de derechos y servicios públicos, entre todas estamos devolviendo un dinero que no debemos. Exigimos una auditoría de la deuda para que se sepa de dónde viene y exigimos el impago de la deuda. Otros países lo han hecho en otros momentos de la historia. ¡No debemos, no pagamos!


 

LOS SERVICIOS PÚBLICOS

Tener un empleo estable es un sueño imposible para muchas de nosotras. Por eso, en este contexto de paro y precariedad los servicios públicos son más importantes que nunca y apoyamos a todos los movimientos sociales que llevan años defendiendo la educación, la sanidad, la justicia, el transporte público. Unos servicios públicos, gratuitos y de calidad son más necesarios que nunca. Nos oponemos a todos los recortes; es posible financiar lo público mediante una reforma fiscal progresiva. Que paguen la crisis quienes la han provocado, no las trabajadoras.